Charles Messier

200 AÑOS DESPUÉS… 

LA REVELACION DE CHARLES MESSIER

 

Nunca olvidaré aquella noche de Junio de 2016. Estaba durmiendo plácidamente cuando una voz de repente empezó a llamarme…

-Migueeeeeel, Miguel, ¡¡¡despierta ya hombre!!!!

-Ehhh? ¿quién es? ¿quién me llama? Sobresaltado me levanté de la cama. Miré a ambos lados, debajo, en el armario, por toda la habitación, pero allí no había nadie.

Me acosté de nuevo pensando que lo había soñado, pero a los pocos segundos de nuevo esa voz retumbaba en mi cabeza.

-¡¡¡Migueeeel que no es un sueño!!! Soy Carlos y te hablo telepáticamente desde el más allá.

-¿Carlos? ¿Qué Carlos? ¿te conozco? Dije sobresaltado y patidifuso.

-Si que me conoces, soy Charles Messier, el del Catálogo Messier, pero tú me puedes llamar Carlos que hay confianza.

-Espera espera esperaaaaa ¿Eres el Astrónomo? ¿el del Catálogo? Vaya que sorpresa Mister Charles, perdón, Carlos, ¿y qué quiere usted de mí a estas horas de la noche?

-Pues quiero encomendarte una misión, Miguel. Te cuento. Desde donde estoy, con mis telescopios de largo alcance, os observo desde hace tiempo y siento una profunda tristeza por vosotros. Cada vez es mayor la luz que desprenden vuestras ciudades, las zonas rurales e incluso zonas deshabitadas, impidiendo cada vez más el poder contemplar la belleza de los cielos nocturnos. Estos cielos que son los mismos que aquellos que yo disfruté con medios mucho más rudimentarios de los que tenéis vosotros ahora.

-Se lo que me dice Messier, perdón Charles, la contaminación lumínica es algo que no tiene freno y en pocas décadas nos habrá cubierto, como tejido que no deja piel al aire.  Pero ¿qué puedo hacer yo para cambiar las cosas? ¿y por qué viene usted a mí, un simple astrónomo aficionado?

– Te he estado observando y te conozco muy bien, se que cuando empiezas algo no hay nada ni nadie que te pueda deterner….

-En eso tiene usted razón señor Messier.

-Si Miguel, piensa en los niños, los jóvenes e incluso en los adultos. Se lo están perdiendo. No hay palabras para describir la belleza de todo lo que tienen encima de sus cabezas y que con solo inclinar un poco la cabeza al ocultarse el sol pueden contemplar. No saben lo que se están perdiendo. Por desgracia, la claridad de los cielos tan solo deja ver unas veinte o treinta estrellas e incluso hay quien no ha visto en su vida la Vía Láctea.

-Pues si Carlicos, perdón Carlos, pero ve al grano que me está entrando sueño y me estás poniendo de mal humor con el tema de la contaminación lumínica ¿Qué quieres de mi? ¿Qué puedo hacer yo ante este desatino mundial?

-Pues mira Miguel, te voy a transferir mentalmente un juego para que lo desarrolles, un juego de tablero, como los de antes. Se va a llamar El Juego de Messier.  Ese juego será una carrera entre los participantes por el Universo, con salida en la Tierra y llegada en la Luna. Durante ese viaje se atravesarán todos mis objetos, los 110, esos que tanto tiempo y esfuerzo me llevaron para confeccionar mi famoso catálogo. Pondrás fotografías de todos ellos y darás información de la Constelación a la que pertenecen. También incorporarás al juego todos los planetas del Sistema Solar así como las Misiones Apolo de la Nasa. Pero no será un viaje plácido. Los intrépidos viajeros espaciales tendrán que tener mucho cuidado con agujeros negros, supernovas, asteroides, otros muchos peligros y en especial con un gran Meteorito con el que yo intentaré que choquen.

-Vale vale Charli, perdón, Don Carlos, ya lo voy cogiendo. Voy tomando nota de todo lo que me dice que parece interesante.

-Mi intención Miguel es que a través de mi juego consiga divulgar algo tan bonito como es la astronomía de una manera divertida. Que podáis admirar aquello que tenéis y estáis dejando de disfrutar. Que los pequeños y mayores contemplen y sepan lo que es una galaxia, una nebulosa, un cúmulo globular o un cúmulo abierto y otros muchos objetos que nos rodean. Quizás todavía estéis a tiempo de parar esa locura contaminante y con el tiempo le deis la vuelta a esta batalla luminosa que tenéis casi perdida. Hay que enrolar a gente para nuestro ejército Miguel, todavía hay esperanza.

-Haré lo que pueda Mister Charli, mañana cuando me levante me pongo con su Juego no se preocupe. Intentaré expandirlo por el mundo mundial, quédese tranquilo…y muchas gracias por su catálogo, en nombre de todos los astrónomos aficionados.

-Gracias Miguel, me quedo más tranquilo…..me despido de ti, nos vemos en el infinito o más allá.

Esta última frase me sonaba. El caso es que después de estar unos minutos pensativo, volví a quedarme profundamente dormido.

Y así lo hice, al día siguiente al despertarme y todavía sin saber si todo lo de la noche anterior había sido un sueño o algo real, me puse manos a la obra con el Juego de Messier. Varias semanas de bocetos, dibujos, ordenador, imprenta y a lanzarlo al mundo.

Aquí lo tienes Charles Messier, tu juego:

tablero

Y tu juego Sr. Messier se está extendiendo por todas las constelaciones de nuestra geografía nacional, llegando a Ciudades tan bonitas e importantes como Salvatierra de Miño, La Vall D’uixo, Robledo de Chavela, Jumilla, Zaragoza, Cádiz, Sevilla, Puertollano, Madrid,  Jerez de la frontera, Alcoi, Tauste, Santa Marta de Tormes, Malpica deTajo, Albatarrec, Granada,  Pinto,  Barcelona, Meliana, Cehegín, Salamanca,  Logroño, Donostia, Mula, Vitoria-Gasteiz, San Javier, Archena, Cornella del Terri, Málaga, Banyoles, Mataró, Roldán, Rubi, Huesca, Palafrugell, Murcia, Barcelona, Salamanca, Bullas, Benifaio, Ontinyent, Cehegín, Sanlúcar de Barrameda, Mazarrón..y otras muchas más que me dejo en el tintero.

Has estado presente en talleres de Astronomía para niños, como el que se realizó en las II jornadas de las estrellas en el colegio Micaela Sanz de Archena:

Y no hay comida o cena entre amigos que no acabe con la partida:

La prestigiosa revista ASTRONOMIA te dedicó una página en su edición de Junio de 2017

Y la no menos prestigiosa revista UNIVERSO LQ te dedicó un especial:

JuegoMessierenIssue

Tu trabajo mereció la pena Charles Messier, bravo.

Miguel Tomás

PUBLICADO EN LA REVISTA Nº21 UNIVERSO LQ

 

 

fotomessier

Charles Joseph Messier, nació en Badonviller, el 26 de junio de 1730. Fue un astrónomo francés, conocido por compilar y publicar, una lista de 110 objetos astronómicos tales como nebulosas, cúmulos estelares y galaxias conocidos como los “objetos Messier”

El objetivo con la publicación del catálogo era ayudarse a sí mismo y a otros astrónomos y observadores en su principal actividad astronómica, la investigación de los cometas. Enumerando todos los objetos evitaría así confundirse con cometas transitorios, conocedor de que estos objetos tenían una naturaleza completamente diferente, al permanecer fijos en el cielo nocturno.

Fue el primer astrónomo que se dedicó casi exclusivamente a la búsqueda de cometas. Mientras esperaba el regreso del cometa Halley, cometió el error de confundir una nebulosa con el cometa. Para evitar nuevos errores, comenzó a compilar los objetos fijos del cielo profundo, aquellos que pudieran confundirse fácilmente con un cometa, objetos difusos y de débil resplandor.

De 1758 a 1782, compiló 107 objetos entre nebulosas, cúmulos de estrellas y galaxias. Tres objetos adicionales se añadieron después de su muerte al catálogo, completando 110 objetos en total.

En lo que respecta a su actividad astronómica principal, la detección y supervisión de los cometas, descubrió un total de veinte.

Catalogo

Catálogo Messier Original

Origen y juventud

Fue el décimo de doce hermanos. En 1741, cuando tenía 11 años, su padre murió. Su hermano mayor Hyacinthe, se convirtió en el cabeza de familia, quedando responsable de su educación. Charles estuvo ejercitando durante ocho años tareas administrativas y metódicas, lo cual le hizo adquirir un desarrollado sentido de la observación y de los pequeños detalles, habilidad importante para conseguir su primer y único trabajo como astrónomo. Estaba interesado en la observación del cielo y de la astronomía desde la adolescencia. Eventos astronómicos, como el paso de el gran cometa de seis colas y el eclipse solar anular visible en Badonviller el 25 de julio de 1748, estimularon aún más su interés en la astronomía. En 1751, su hermano le ofrece la posibilidad de trabajar como ayudante de un astrónomo de la marina francesa llamado Joseph-Nicolas Delisle. Delisle le dio refugio en su propia residencia en el Real Colegio de Francia. Su primera tarea sería la de elaborar un mapa detallado de la Gran Muralla China.

Con Delisle, Messier aprendió a usar los instrumentos astronómicos y registrar todos los detalles de sus observaciones. La primera observación registrada fue el tránsito de Mercurio el 6 de mayo de 1753. El mismo Delisle le dío a conocer la astronomía elemental y lo convenció de la utilidad de las mediciones precisas en la posición de los objetos, algo que quedaría reflejado en su futuro catálogo.

En 1757, Messier comenzó la búsqueda del cometa Halley. Se esperaba el retorno de este cuerpo celeste en 1758. Elaboró un diagrama de cielo con la posible trayectoria del cometa, erróneamente calculado por Delisle. Durante su búsqueda de Halley, descubrió otro cometa el 14 de agosto de 1758, tomando nota de la observación de sus posiciones en el cielo día tras día hasta el 2 de noviembre de ese año. Durante estas observaciones, el 28 de agosto descubre algo similar a un objeto débil de brillo como el de un cometa. Inicialmente tratado como otro cometa, posteriormente llegó a la conclusión de que este objeto no se movía en relación a las estrellas vecinas, descubriendo así su primer objeto de cielo profundo, una nebulosa que más tarde sería llamado como “Messier 1” (M1) Messier determina su posición más tarde, convirtiéndose en la primera entrada de su famoso catálogo. Se trata de la supernova de 1054 y comúnmente llamada la Nebulosa del Cangrejo. El descubrimiento de M1 le llevó a compilar su propio catálogo de objetos nebulosos.

El cometa Halley fue finalmente descubierto por el astrónomo alemán Johann Palitzsch (1723-1788) en la víspera de Navidad 1758. A los pocos días, Messier lo encontró de forma independiente, tras dudar de la exactitud de la trayectoria calculada por Delisle . Aunque en un principio Delisle se negó a reconocer su fracaso, al final acabó aceptando el descubrimiento de Messier. A partir de entonces Messier desarrolló su propio trabajo de observación, separándose de Delisle y sin depender de nadie.

Messier catalogó su segunda nebulosa, M2, descubierto originalmente por Jean-Dominique Maraldi años anteriores. Messier observó el tránsito de Venus del 6 de junio 1761. También observó el  cometa Klinkenberg(C / 1762 K1) entre mayo y julio de ese año y el año siguiente descubrió otro cometa (C / 1763 S1). A principios de 1764, descubrió otro cometa (C / 1764 A1), que ya tenía una magnitud aparente de 3 en el momento del descubrimiento. En su primer intento de entrar en la Académie Royale des Sciences en 1763 no tuvo éxito. Con el descubrimiento de otra nebulosa (su primer descubrimiento original) Messier decidió llevar a cabo un amplio estudio del cielo con el fin de encontrar objetos similares, ya que podrían confundir a cazadores de cometas. Su investigación dio como resultado 19 descubrimientos originales. Utilizó otros catálogos compilados previamente por otros astrónomos. Messier catalogó los objetos de M3 a M40. El 21 de mayo de 1764, fue seleccionado como miembro de la Academia de Harlem (Países Bajos) y el 6 de diciembre fue elegido miembro extranjero de la Royal Society de Londres. En 1765, la Academia de Auxerre y el Instituto de Bolonia hicieron lo mismo.

Utilizó varios telescopios. Su telescopio favoritos sería un reflector gregoriano de distancia focal de 113,28 cm y una abertura de 26,55 cm. También un telescopio newtoniano octogonal de 24,4 cm de ancho, que había pertenecido a Delisle. Años más tarde utilizó un telescopio acromático de 12,39 cm de apertura

Astrónomo oficial de la Marina Real francesa

A principios de 1765, Delisle se retiró. Messier cataloga el cúmulo de estrellas M41. Es nombrado astrónomo de la Marina Real Francesa en 1771. En 1766, descubrió dos nuevos cometas. En 1767, participó en el único viaje naval de su vida al servicio de la Marina Real Francesa, con el fin de probar y regular algunos nuevos cronómetros marinos, construidos por el relojero Julien Le Roy.

A principios de 1769, Messier decidió publicar la primera versión de su catálogo y para ampliar el número de objetos catalogados, incluye la Nebulosa de Orión (M42), la Nebulosa Mairan (M43), El Pesebre (M44) y Las Pléyades (M45). Descubre un nuevo cometa (C / 1769 P1 (Messier)), el gran cometa de ese año. Mediante el envío de la descripción y un mapa de la ruta de acceso de este nuevo cometa al Rey de Prusia, éste, quedó tan impresionado que, bajo su influencia, Messier fue elegido para la Academia de Ciencias de Berlín el 14 de septiembre de ese año. Había sido seleccionado previamente como miembro de la Real Academia Sueca en Estocolmo. Por último, el 30 de junio de 1770, fue elegido para la Académie Royale des Sciences de París, dos semanas después de descubrir otra nuevo cometa, conocido como el Cometa Lexell.

Ese año, con cuarenta años, se casó con Marie-Françoise de Vermauchampt. El 10 de enero de 1771, co-descubrió el gran cometa de ese año y ese mismo año presentó la primera versión de su catálogo nebulosas y cúmulos estelares, con los primeros 45 objetos,a la Académie Royale des Sciences, titulado ” catálogo des Nebuleuses et des Etoiles d’AMAS que l’sobre DECOUVRE parmi les Etoiles, correcciones sur l’horizon de París “ (catálogo de nebulosas y cúmulos estelares descubiertos bajo el horizonte de París). Fue su primer trabajo para la Academia, a la que le siguieron otras obras. Tres noches después de la presentación de su obra, Messier descubre otros cuatro objetos nebulosos, M46 a M49. M49 sería la primera galaxia en el cúmulo de Virgo descubierta. Más tarde, ese mismo año, descubrió otro cometa (C / 1771 G1 Messier), el cometa que hacía el número 13 en su propia cuenta. Descubre el objeto M62. También en 1771, finalmente y oficialmente se convirtió en el “astrónomo de la Armada” nombrado por el Ministro de Marina.

La muerte de su esposa e hijo

A finales de 1771, Messier y su esposa se mudaron de la residencia Delisle en el Collège de France al Hotel de Clugny. Al año siguiente, la Sra Messier dio a luz a un hijo, llamado Antoine-Charles Messier. Después del nacimiento del niño, tanto la Sra Messier como el niño mueren en un lapso de tiempo de tan sólo 11 días.

Más tarde se añadió otro grupo de estrellas a su lista, M50. Es cuando se toma tres meses de vacaciones en Lorena, de septiembre a noviembre de ese año. Ese año, fue elegido miembro de la Academia de Bruselas (Bélgica) y  miembro de la Real Academia de Hungría. Desde entonces, el ritmo de descubrimientos de nuevas nebulosas y cúmulos se estaba volviendo más pequeño. En 1773, descubrió el segundo acompañante brillante “nebulosa” de Andrómeda, M110, pero debido a razones desconocidas, no es catalogado. Encontró también otro cometa a finales de 1773, encontrado cuando todavía era “poco visibles al ojo desnudo” (4,5 en magnitud aparente). Encontró dos objetos más (M51 y M52) en 1774. Hasta 1777, no encontró ninguna otra nebulosa y ningún otro cometa. Pero en febrero de ese año, catalogó M53 (originalmente descubierto por Johann Elert Bode dos años antes). También contribuyó a la hipótesis dudosa de un planeta dentro de la órbita de Mercurio, cuando informó de varios cuerpos pequeños que cruzaban el disco solar el 17 de junio de 1777. Con la recomendación de La Harpe, Messier fue elegido miembro de la Academia de San Petersburgo el 9 de enero de 1777. En 1778, se encontraron dos nebulosas más, M54, un descubrimiento original, y M55, que había sido informado por Lacaille y que había buscado en vano desde 1764. Messier volvería a casarse años más tarde, pero no tendría hijos. Su segunda esposa murió en 1798.

Pierre Méchain

Pierre_mechain

Figura clave en la vida de Charles Messier. Pierre Méchain comienza a trabajar junto con Messier, apoyándolo en la búsqueda de nuevos objetos para el catálogo.  A principios de 1779, Messier co-descubre el cometa C / 1779 A1, 13 días después del descubrimiento original hecho por Bode. En el seguimiento de este cometa, descubre otros seis objetos (M56 a M61) cuando el cometa pasaba a través de la constelación de Virgo y el cúmulo de galaxias de Virgo. Messier finalmente estableció la localización exacta de M62, que había descubierto ocho años antes. M63 fue el primer descubrimiento de Méchain, el cual, al igual que Messier, centró su atención en la investigación y la observación de los cometas. En enero de 1780, Messier catalogó M64. Messier afirma haber descubierto M65 y M66 estudiando el paso de un cometa que viajaba a través del cielo de donde se trataba. También en 1780, descubrió dos objetos más, M67 y M68, completando así sus observaciones de la segunda versión del catálogo. Esta versión contenía objetos hasta M68 y fue publicado en 1780 en el almanaque francés Connaissance des Temps. M67 había sido descubierto anteriormente por Koehler. Al mes siguiente, Messier se convirtió en miembro de la Sociedad Literaria de Uppsala, Suecia, y ese mismo año, junto con Méchain , llevó a cabo un importante esfuerzo para catalogar más nebulosas y cúmulos. Se descubren dos nuevos objetos, M69 y M70. Estos hallazgos se incluyen en un apéndice de la Connaissance des Temps de 1783.

A finales de 1780, Messier y Méchain habían descubierto todos los objetos hasta M79 y un nuevo cometa (C / 1780 U2) En abril de 1781, la lista de nebulosas y cúmulos estelares habían aumentado a 100. Tres objetos se incluyeron que ya fueron previamente observados por Méchain (M101- M103) sin la validación personal de Messier, con el fin de dejar el catálogo listo para su publicación final en las Connaissance des Temps, (publicado en 1781). Poco después de la publicación el 11 de mayo de 1781, agregó el objeto M104 a su copia personal del catálogo, así como las posiciones de los objetos M102 y M103, hasta la fecha no determinada. También tenía señaladas otras dos nebulosas descubiertas por Méchain conocidas como M108 y M109. Uno de los descubrimientos de Méchain , que se produjo en 1781 Marzo, M105, se había olvidado y no se incluyó en la versión final del catálogo. Méchain descubrió otro objeto nebuloso, M106, en julio de ese año.

Mientras tanto, el músico y astrónomo Friedrich Wilhelm (Guillermo) Herschel, descubre el planeta Urano el 13 de marzo de 1781. Messier, de inmediato comenzó a observar el nuevo planeta. Escribió a Herschel, felicitándolo por el descubrimiento. Es muy posible que este descubrimiento le impidiera realizar comprobaciones adicionales sobre los últimos objetos de su catálogo.

Accidente en la grieta del hielo

Al visitar el jardín Monceau con su amigo Sharon, Messier se interesó en un pasaje que conducía a una cueva. Este pasaje daba acceso a una cueva de hielo de 7,5 metros de profundidad. Sufrió una aparatosa caida en esta cueva, causándole la rotura de una pierna, un brazo y dos costillas. Tuvo que descansar durante más de un año para recuperarse. Mientras tanto, en abril de 1782, Méchain había descubierto otra “nebulosa”, que finalmente se convirtió en último objeto Messier en ser descubierto, M107.

Alentado por Messier, William Herschel, asistido por su hermana Caroline, comenzó a observar los objetos de cielo profundo. En septiembre de ese año, hizo su primer descubrimiento original de un objeto de cielo profundo, la Nebulosa Saturno (NGC 7009), y al año siguiente, después de una investigación y desarrollo de técnicas de observación, comenzó su extensa investigación de los cielos, catalogando a lo largo de su vida, más de 2.514 nuevos objetos de espacio profundo, entre los que se cuentan cúmulos globulares, nebulosas y galaxias.

Tras el alta médica, Messier reanudó sus observaciones, centrándose de nuevo en los cometas, pero pierde interés en la búsqueda de nuevos objetos para su catálogo. Esto se debe, tal vez, a que conocía de la investigación de Herschel, y como no podía competir con los telescopios utilizados por su colega, es posible que esto le hiciera perder el interés por catalogar. Messier era probablemente consciente de que los futuros cazadores de cometas podrían también utilizar el catálogo de Herschel, mucho más extenso. Durante este tiempo se dedicó a mantenerse al día con el gran número de cometas que apareció después de 1785, no quedándole mucho tiempo para otras actividades de observación.

El catálogo actual de Messier se completó con la identificación de los cuatro objetos perdidos, y su versión actual gracias a la intervención del astrónomo canadiense Helen Sawyer Hogg y Owen Gingerich (1930 -) con la adición de Sawyer-Hogg de los últimos descubrimientos de Méchain , M104 – M109, más el descubrimiento de M110, incluido en el catálogo de Gingerich.

El 7 de enero de 1785 Messier descubre el cometa C / 1785 E1, cuando el objeto tenía magnitud aparente alrededor de 6,5 Fue visible durante aproximadamente 5 semanas. Méchain descubrió otro cometa (C / 1785 A1) unas semanas más tarde y otro nuevo cometa a principios de 1786; Esta fue la primera aparición del cometa Encke (2P / Encke), el cometa con el período orbital más corto conocido de sólo 3,3 años. En 1785, Pierre Méchain se convirtió en el jefe de redacción de las Connoisance des Temps, trabajando hasta 1792, y fue responsable de la publicación de artículos en la revista hasta 1788. Algunas fuentes dicen que Messier también fue nombrado como editor asociado de la revista del mismo año y se mantuvo en esa posición durante cinco años, hasta 1790, pero existe controversia al respecto. Ambos astrónomos continuaron su búsqueda exitosa de los cometas: Messier descubrió un nuevo cometa en noviembre de 1788 (C / 1788 W1), mientras que Méchain descubrió el cometa (C / 1787 G1) en abril de 1787 y el cometa Tuttle (8P / Tuttle) en enero de 1790. Messier se convirtió en un miembro de la Academia de Ciencias de Dublín (1784), de la Academia Stanislav (1785) y de la Academia Vergara España (1788).

Revolución Francesa

La Revolución Francesa se inició con la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789. Messier añadió más notas sobre las observaciones de nebulosas y cúmulos incluso en esta época turbulenta de la historia de Francia. El rey francés Luis XVI fue guillotinado el 21 de enero, y el amigo de Messier, Sharon, también fue decapitado el 20 de abril de 1794, poco después de haber calculado la órbita del cometa que Messier había descubierto meses antes (C / 1793 S2 ). Robespierre fue guillotinado en 1794. Durante este tiempo, Messier no obtuvo los salarios y las pensiones que tenía asignado. Su segunda esposa murió en 1798 sin hijos. Messier mantuvo después una unión no oficial con la Sra Bertrand, también una viuda, hasta la muerte de ésta en 1816.

Vejez y muerte

En 1801, Ceres, acababa de ser descubierto por Giuseppe Piazzi. El 1 de enero de ese año, Charles Messier, con 71 años, asistió a una observación de la ocultación de la estrella Spica por la Luna. Hizo su último descubrimiento de un cometa el 12 de julio de 1801. El 20 de septiembre ya anciano, Charles Messier finalmente obtuvo el reconocimiento oficial cuando Napoleón, en 1806 le dio la cruz de la Legión de Honor. Messier arruinó gran parte de su reputación científica con la publicación de una obra, dedicando el gran cometa de 1769 a Napoleón, que nació ese año. Messier probablemente fue el último científico que afirmaba que los cometas anunciaban eventos en la Tierra.

Con la edad avanzada, Messier hizo cada vez menos observaciones, debido principalmente a la disminución de su visión, aunque no cesó por completo las observaciones. No fue capaz de determinar la posición de los próximos dos cometas localizados en los años 1805 y 1806. El estado de su observatorio fue empeorando, por no poder mantenerlo. El último registro de observación de cometas por Messier que se tiene, hacen referencia a el “Gran Comet” de 1807 (C / 1807 R1). En 1815, Messier sufrió un derrame cerebral que lo dejó parcialmente paralizado. Después de la recuperación parcial, asistió a algunas reuniones de la Academia francesa, pero su vida cotidiana se hacía cada vez más difícil. En la noche del  11 al 12 de abril de 1817, Charles Messier falleció, a los 87 años, en su casa de París. Fue enterrado el 14 de abril en el cementerio de Père Lachaise, también en París.

cementerio

Tumba de Messier, cementerio
de Père-Lachaise, Paris

Los tributos

Messier_crater_pair

Charles Messier ha sido honrado por la comunidad astronómica con el bautismo de un cráter lunar con su nombre, que se encuentra en la región Mare Fecunditatis.

El asteroide 7359 perteneciente al cinturón de asteroides, descubierto el 16 de enero de 1996 por la Checa Miloš Tichý en el Observatorio Klet’, designada provisionalmente como BH 1996, también fue nombrado ‘Asteroide Messier’.

customIncluso cuando Messier vivía en 1775, su amigo y astrónomo Jérôme Lalande propuso el nombre de una constelación en su honor: Custos Messium. Esta constelación estaría localizada en la frontera actual de las constelaciones de Cefeo, Casiopea y Camelopardalis. Aunque la constelación apareció en varios atlas estelares, pronto cayó en desuso y hoy no es reconocida como tal.

La constelación de Custos Messium

El mayor atributo es sin duda el sistema de nombres todavía en uso de objetos de cielo profundo que figuran en su catálogo. Cada uno de estos objetos está catalogado con la designación “Messier” o “M”, seguido por su número de catálogo como Messier 42 o M42 para la nebulosa de Orión o M31 para la galaxia Andrómeda.

Fuentes: Wikipedia,  «Charles Messier Biography»

 

PUBLICADO EN LA REVISTA Nº21 UNIVERSO LQ

Anuncios